•        

Cómo lidiar con la soledad y el aislamiento en las personas mayores

La soledad va mucho más allá de tener o no tener relaciones interpersonales. Se trata de no sentirse acompañado. En la actualidad, es un problema de la sociedad cuando es una situación no deseada y, en específico, es una preocupación en personas mayores. Con el COVID-19, se redujo el contacto social lo que provocó un aumento de la soledad en la población mayor. Además, hay otros factores que influyen en la soledad: la despoblación, el desequilibrio territorial, la feminización del envejecimiento…

Soledad emocional

La soledad emocional se caracteriza por la sensación de desconexión, falta de apoyo social y ausencia de relaciones significativas, lo que puede llevar a sentimientos de tristeza, ansiedad y desesperanza.

La soledad puede ser circunstancial o mantenerse en el tiempo. De ahí la necesidad de identificarla mediante sensores como pueden ser el médico de atención primaria, la farmacia, comercios habituales, los vecinos… Una asistencia proactiva ayudaría a detectar situaciones de soledad en personas mayores.

Estrategias para lidiar la soledad

Una vez que se manifiesta la soledad se pueden plantear diferentes estrategias para la atención, y protección social fomentando su bienestar y seguridad para prevenir el riesgo de aislamiento y exclusión social.

En primer lugar, es crucial fomentar la inclusión social y la participación en la comunidad. Esto puede lograrse mediante programas que promuevan el voluntariado, actividades recreativas adaptadas a sus intereses y la creación de espacios seguros donde puedan interactuar y establecer nuevas relaciones. La participación en actividades significativas, tanto de ocio como culturales promueven un envejecimiento activo.

También existen algunas asociaciones dedicadas al tratamiento psicoterapéutico. Son una buena opción para asistir a los programas de apoyo y acompañamiento en actividades de la vida diaria y activación conductual que se ofrecen a personas aisladas.

Además, es fundamental brindar acceso y capacitación en tecnología a los adultos mayores. Aprender a utilizar herramientas como las videollamadas y las redes sociales puede abrir nuevas puertas de comunicación y conexión con sus seres queridos y la comunidad en general.

Asimismo, es importante sensibilizar a la sociedad sobre la importancia de mantener vínculos intergeneracionales. Fomentar el contacto regular entre personas de diferentes edades puede enriquecer la vida de los adultos mayores al brindarles nuevas perspectivas, experiencias y oportunidades de aprendizaje.

Con el apoyo adecuado de la sociedad y la implementación de estrategias efectivas, se puede ayudar a combatir la soledad en las personas mayores y crear un entorno más inclusivo y solidario para todos.

Eliminar la conciencia social sobre la soledad en personas mayores requiere un enfoque multifacético que aborde todos los aspectos tanto emocionales como estructurales.

En definitiva, esto incluye promover programas comunitarios que fomenten la interacción social, mejorar el acceso a servicios de apoyo y salud mental, y educar a la sociedad sobre la importancia de la inclusión y el apoyo a las personas mayores.