•        

Desde la residencia Albertia Babilafuente, celebramos las fiestas en honor a la Virgen de la Vega, patrona de Salamanca y muy querida en toda la provincia. Incluso siendo también patrona en pueblos aledaños a Babilafuente como puede ser Villoria. Los residentes han podido disfrutar de varios talleres y actividades en honor a esta festividad.

Se considera muy importante que los usuarios sigan viviendo, sintiendo y transmitiendo sus tradiciones a través de estas fiestas patronales. Desde el centro, aprovechamos cada fecha señalada en el calendario para hacer partícipes a los residentes en actividades culturales. De esta forma, se mejora la orientación temporo-espacial.

Durante esta semana del 8 de Septiembre, las actividades realizadas tenían un carácter religioso, debido a que los usuarios del centro son muy creyentes y devotos a la Virgen de la Vega. Primeramente, recordamos tiempos pasados y buenas vivencias a modo de Reminiscencia. Destacaron los recuerdos de otros años de la Ofrenda Floral a la Virgen, la Novena y la misa, la procesión la Romería por el puente romano (alumbramiento con velas mientras se iba rezando), entrega de ramos de flores para ir a recogerlos al día siguiente, los típicos bailes charros, las comidas en ese día etc. Después, se entregaron estampas e imágenes de la Virgen, que los residentes pudieron besar y rezar. También se lee una oración espacial a Nuestra Señora.

En estas fechas es muy típico ver en la ciudad grupos de Folclore tamboril y flautín en mano bailando los típicos bailes charros con vestimenta de época. Preciosos trajes charros con lentejuelas, mantillas y peinetas tocando las castañuelas mientras bailan. Se visionaron en pantalla grande varios videos de estos bailes, al oír esta música tan especial brotaba de forma inmediata los recuerdos y la felicidad en los residentes. Llegado el día 8 de Septiembre, día de la patrona, se realizará una Ofrenda Floral en honor a la Virgen.

Con esta celebración, los usuarios se sienten identificados e integrados de una forma vivencial. Siendo estas actividades terapéuticamente muy beneficiosas, fomentando la sociabilidad, facilitando una estabilidad emocional y fortaleciendo una buena autoestima.