•        

Hoy, 21 de enero, se celebra el Día Internacional del Abrazo. Este año, en que por el momento no podemos abrazarnos como antes, recordamos los beneficios de la Abrazoterapia como herramienta terapéutica en las residencias de mayores.

¿Qué es la abrazoterapia?

El contacto físico es una parte fundamental del lenguaje no verbal del ser humano. Tocar y ser tocado es una necesidad. La abrazoterapia es una técnica basada en el contacto físico a través del abrazo. La RAE define el abrazo como “acción y efecto de abrazarse, ceñir o estrechar entre los brazos”. Tanto quien lo da como quien lo recibe obtiene beneficios, favoreciendo la mejora de la calidad de vida e incidiendo en dolencias que afectan las emociones.

Dar y recibir afecto

Existen diversos tipos de abrazos. El abrazo de oso, de sándwich, de mejilla, el impetuoso, de corazón… Cada uno de ellos tiene características diferentes, pero similares beneficios.

Abrazo de oso: es el más tradicional. Quien abraza suele ser más alto y corpulento que el abrazado. Es el encargado de envolver al otro, durando unos 10 segundos. La seguridad que transmite el abrazados es de suma importancia.

Abrazo de sándwich: es el clásico abrazo en el que participan tres personas. Dos están cara a cara y el tercero, en el medio, mirando a uno de los otros. Cada miembro exterior rodea al otro por la cintura y el del medio rodea la cintura de quien tiene enfrente. Este tipo de abrazo proporciona al miembro del medio gran sensación de seguridad.

Abrazo de mejilla: este tipo de abrazo tiene un fuerte contenido espiritual. Se puede dar sentado o de pie, sin necesidad de un contacto físico total. Se trata de acercar la cara a la otra persona, haciendo contacto las mejillas. La respiración se vuelve lenta y profunda. Este tipo de abrazo El abrazo de mejilla despierta sentimientos de bondad y paz.

Abrazo impetuoso: es aquel en que una persona corre hacia otra para abrazarla. Es un abrazo de un breve apretón que expresa alegría y afecto.

Abrazo de corazón: se considera el más sincero y profundo. Se inicia con un contacto ocular directo, con los dos abrazantes de pie cara a cara. Después, los brazos rodean hombros o espalda y las cabezas se juntan buscando el contacto físico total. Sin límite de tiempo, la respiración se vuelve lenta, fluyendo la ternura de un corazón al otro.

Beneficios de la Abrazoterapia en las residencias de mayores

El tacto es el último sentido en desaparecer cuando envejecemos. Son muchos los beneficios que aporta la Abrazoterapia a las personas mayores. A continuación destacamos algunos de ellos:

  • Ayuda a calmar tensiones físicas y mentales
  • Favorece la comunicación no verbal
  • Estimula la producción de hormonas que influyen en el estado de ánimo
  • Ayuda a eliminar tensión y ansiedad
  • Reduce la depresión
  • Genera confianza en uno mismo
  • Fomenta la empatía y la comprensión
  • Aquieta los miedos
  • Combate el insomnio

La estimulación a través del tacto del abrazo libera oxitocina, hormona que nos hace sentir bien. Esta hormona está asociada a los sentimientos de paz y amor. Además, durante el abrazo se segrega serotonina y dopamina, hormonas relacionadas con el bienestar y la tranquilidad.

Por todo ello, en los programas terapéuticos anuales de las residencias del grupo Albertia ha estado incluida la Abrazoterapia, actividad que esperamos retomar pronto cuando la situación general sea más estable. Deseamos que tras la campaña de vacunación frente al COVID19, los abrazos puedan volver, y seguro nos sabrán mejor que antes.

abrazoterapia residencia mayores albertia