•        

Desde el pasado mes de septiembre, la residencia Albertia Lugo cuenta con una actividad novedosa para el disfrute y mejora de la calidad de vida de los residentes. Se trata de la Terapia asistida con animales que consiste en incorporar un animal, en este caso un perro, como parte del tratamiento que reciben los residentes.

El objetivo directo de esta terapia es promover la mejora en las funciones físicas, sociales, emocionales y cognitivas de los residentes. Y es que está demostrado por múltiples investigaciones que la presencia de animales en la vida de las personas mayores resulta muy satisfactoria puesto que refuerza su sensación de bienestar emocional, su sentimiento de utilidad y, en suma, mejora su calidad de vida. También se relaciona directamente con el aumento de la sociabilización, ya que fomentan la interacción social y además el animal supone un estímulo al que los residentes responden con afectividad y agrado, mejorando el rendimiento al aumentar la atención.

Esta intervención permite trabajar diferentes objetivos de manera satisfactoria, mediante programas que influyen directamente en la persona, tanto en su área física mejorando habilidades motoras finas y gruesas, como en el área mental, aumentando las interacciones sociales, la capacidad de atención o concentración o potenciando la autoestima al mismo tiempo que se reduce la ansiedad, el estrés y la sensación de soledad.

Esta terapia es posible gracias a la colaboración de Judit García, terapeuta de la Clínica de Terapia Ocupacional TerOcu y técnica experta en animales de compañía que, junto con Duna, perra de terapia con 6 años de experiencia en esta materia, llevan a cabo la actividad.

Bajo su supervisión, Duna contribuye al proceso de recuperación de los usuarios pues resulta impactante ver el cambio anímico y comportamental que se observa en los residentes entre el antes y el después de una sesión.