•        

Con la edad, aumenta la probabilidad de sufrir una caída por la suma de varios factores. Con frecuencia uno de los resultados tras la caída es la fractura de cadera.

En las residencias para mayores del grupo Albertia Servicios Sociosanitarios, una de las funciones del fisioterapeuta es la rehabilitación de las fracturas de cadera. Gran porcentaje de las personas mayores que ingresan en las residencias, acuden para rehabilitarse tras sufrir una caída con fractura y cirugía.

Inicialmente, los fisioterapeutas realizan una valoración exhaustiva, estableciendo junto al residente los objetivos y el tratamiento necesarios para lograr la mayor recuperación posible.

Con la edad aumenta la probabilidad de sufrir una caída, como consecuencia de la osteoporosis, fragilidad o deterioro funcional. Frecuentemente, la consecuencia de dicha caída es la fractura de cadera. Las fracturas y su evolución son diferentes en cada persona. Habrá que tener en cuenta el tipo de fractura, su pronóstico, situación basal, etc. Una fractura de cadera conlleva en la mayoría de los casos un cambio importante en las funciones desempeñadas por la persona, provocando impotencia funcional.

Fases tras la fractura de cadera

FASE 1 – CIRUGÍA

El tipo de cirugía dependerá del tipo de fractura. Si es posible, se utilizará la cirugía reparadora. En este caso, se utiliza fijación interna (clavos, tornillos o varillas) que se colocan en el hueso fracturado para fijarlo. En otros casos, será necesaria la cirugía de reemplazo. Consiste en el cambio de parte o la totalidad de la cadera por una prótesis. Dependiendo del tipo de operación, el tiempo de recuperación será distinto.

FASE 2 – REHABILITACIÓN

Tras la cirugía de cadera, el trabajo rehabilitador comienza inmediatamente. De este modo se busca evitar las secuelas que pueden producirse por el encamamiento (úlceras por presión, rigidez, aparición de coágulos).

A las 24 horas se puede comenzar la carga temprana (excepto si está contraindicado por el traumatólogo). Con la ayuda de un andador o unas muletas se realizarán pequeños pasos. Este ejercicio se irá incrementando hasta que el paciente tolere la marcha.

Se comenzará también con ejercicios en descarga de miembro inferior afecto (flexión de tobillo, rodilla y cadera) y movilizaciones en los planos de movimiento de la cadera. Esto mejora la movilidad articular y el tono muscular, además de disminuir la inflamación y el dolor. Se tonifica la musculatura del miembro inferior afecto, con ejercicios de resistencia. Se trabaja la propiocepción para poder realizar una buena reeducación de la marcha y el equilibrio.

El resto del trabajo se centra en la reeducación de la marcha, trabajando la musculatura estabilizadora de la cadera y aumentando el trabajo de marcha, hasta que el paciente se encuentre estable.

FASE 3 – REGRESO A LA NORMALIDAD

La recuperación final incluye ejercicios para realizar en el domicilio, así como una adaptación de la vivienda que facilite la movilidad y seguridad. En el caso en el que la persona mayor viva en la residencia, continuará su tratamiento de fisioterapia.

fractura de cadera rehabilitacion residencia mayores albertia

Recomendaciones para la vuelta al domicilio

El paciente también debe seguir estas pautas durante al menos las 6 primeras semanas para que la cirugía resulte exitosa:

– No flexionar la cadera más de 90º, es decir que la rodilla no se encuentre más alta que la cadera, en la taza del baño deberá utilizar alzador.

– Evitar cruzar las piernas

– No realizar rotaciones de cadera, cuidado con los giros bruscos

– Al levantarse de la cama o de una silla, estirará primero la pierna operada y nos ayudaremos con los brazos y pierna sana.

– Dormir boca arriba.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies