•        

La Residencia Albertia Valdespartera abre sus puertas este lunes10 de mayo. El grupo contará con más de 600 plazas residenciales distribuidas en cinco centros en la provincia de Zaragoza

Preservar la calidad de vida de las personas mayores, desde el respeto a su singularidad, dignidad y autonomía, potenciando sus fortalezas y habilidades y facilitándole el desempeño de sus proyectos vitales. Este es el modelo de atención por el que apuesta el grupo Albertia en sus centros, como así ocurrirá en sus instalaciones de Valdespartera, que abrirán sus puertas el próximo lunes 10 de mayo.

El grupo pondrá en marcha, bajo la dirección de Andrea Hoya, un modelo de atención totalmente individualizado, centrado en la persona y en su proyecto de vida.

Una decena de residentes acompañados por sus familiares serán los encargados de inaugurar el centro Albertia Valdespartera, que abre con 78 plazas tras esta primera fase de la reforma del inmueble. El centro finalmente contará, una vez finalice la segunda fase, con un total de 161 plazas. Además, en esta última fase de la reforma se incorporará un servicio de estancias diurnas, que se espera finalice en todo caso antes de finales de año. Unida esta apertura a las incorporaciones de las residencias “Las Fuentes” y “Elías Martínez Santiago”, el grupo Albertia gestionará más de 600 plazas residenciales y 75 de estancias diurnas en la provincia de Zaragoza.

Un equipo multidisciplinar de profesionales trabajará, día a día, para atender las necesidades individuales de cada residente

El equipo profesional se encargará de conocer las individualidades de cada residente para atenderlos en función de sus necesidades. El fin es dar continuidad a sus proyectos de vida. “Los cuidados se basan en la humanidad, la empatía, el respeto y el cariño hacia los mayores, poniendo en práctica el modelo de atención centrada en la persona”, explica Andrea Hoya, directora de la residencia Albertia de Valdespartera.

Dentro de esta filosofía de trabajo, uno de los pilares fundamentales es el no uso de sujeciones físicas y químicas. Esto supone un paso hacia el mantenimiento de la libertad y aboga por la dignidad de las personas. El no uso de estas sujeciones es posible gracias a la aplicación de otras medidas más respetuosas y de calidad, que disminuyen el riesgo de caídas y las consecuencias de las mismas.

La residencia Albertia Valdespartera se erige como un nuevo espacio seguro para los mayores de Zaragoza

Otro de los aspectos que más se trabajan en estas residencias es el tema de la alimentación. La residencia dispone de cocina propia en la que se elaborará comida es casera y dietas específicas ajustadas a las necesidades del residente, después de su valoración médica y nutricional.

Además, se apuesta por la innovación tecnológica gracias a las tablets instaladas en cada habitación. En ellas se registra tanto la información real e instantánea de las necesidades de los residentes como las atenciones prestadas por parte de los profesionales.