•        

Reciclaje en residencia Las Fuentes

Durante los últimos meses y con la llegada del buen tiempo, los usuarios de la residencia Las Fuentes han salido a la calle para realizar algunas actividades con más asiduidad. Una de ellas es la salida que se lleva a cabo para reciclar las pilas y papeles que usuarios y trabajadores han depositado en las cajas de reciclaje preparadas para esta función. Esta actividad se lleva a cabo cada quince días.

En esta ocasión los usuarios de Centro de Día también participan junto con sus familias

Con esta actividad, se trata de trabajar más en el exterior fuera de las paredes del centro e involucrarse más en la comunidad. De este modo, al salir a las calles del barrio en las que la mayoría ha vivido la mayor parte de sus vidas es posible trabajar sus recuerdos y emociones, además de proporcionar el correspondiente bienestar físico, emocional y mental.

Las salidas de reciclaje llevan consigo un trabajo físico y cognitivo. Trabajar la motricidad gruesa y fina, la movilidad (tanto de miembro superior como inferior) la coordinación, atención o el equilibrio son algunos de los beneficios que se obtienen con la misma, y aunque no todos los que salen a reciclar pueden caminar, este beneficio físico, tanto de miembro superior como inferior, está presente.

La actividad en sí repercute en el plano emocional y permite trabajar las relaciones o habilidades sociales al realizarse siempre en grupo, aspectos igualmente importantes que el beneficio físico del que se mencionó anteriormente. Y es que sentirnos bien con nosotros mismos, con lo que hacemos y con los demás, nos aporta un beneficio mayúsculo en nuestro día a día, que es lo que pretendemos conseguir mediante estas actividades. A todo esto, hay que añadir que, siempre que es posible, se aprovecha dicha salida para tomar algo en alguna terraza e intercambiar recuerdos, historias y anécdotas.