•        

Productos de apoyo y ayudas técnicas

Los productos de apoyo o ayudas técnicas (AT) son todos aquellos instrumentos, equipos, sistemas o herramientas, fabricados especialmente o disponibles en el mercado, utilizados por o para personas con diversidad funcional para facilitar la participación; proteger, apoyar, entrenar o sustituir funciones/estructuras corporales y actividades; y prevenir deficiencias, limitaciones en la actividad o restricciones en la participación.

Desde el departamento de terapia ocupacional el asesoramiento y elección de los productos de apoyo y AT, se lleva a cabo comenzando por una evaluación de la persona y un análisis de la actividad. Se evalúan las necesidades y capacidades de la persona, las repercusiones y restricciones a su participación diaria y el contexto y entorno personal. A continuación, se observan y analizan las actividades en las que la persona presenta dificultad. Una vez realizada la evaluación, se lleva a cabo la elección del producto de apoyo o AT más adecuada a cada caso personal.

Después se realiza un entrenamiento del uso del producto de apoyo en el entorno donde va a ser utilizada, así como de los cuidados y mantenimientos de la misma. Al cabo del tiempo se realiza un seguimiento del producto de apoyo para observar si se está utilizando adecuadamente y comprobar el estado de la misma.

Productos de apoyo y ayudas técnicas

Algunas de los productos de apoyo y AT realizados desde el departamento de terapia ocupacional son la adaptación de utensilios y herramientas cotidianas, adaptación de materiales lúdicos, utilización de guías y pictogramas en espacios físicos para facilitar la orientación espacial, entre otras. Gracias a estos productos, los residentes pueden lograr una mayor autonomía e independencia en su vida diaria, así como lograr una mayor participación en las actividades de su día a día y que ellos mismos encuentran de su interés.

Se realiza un registro de cada producto de apoyo y AT fabricado y la persona para la que ha sido diseñado. Incluye la causa de la necesidad de dicho producto, puede ser la desorientación, déficits visuales, dificultades de tipo funcional, falta de atención, etc. Junto a toda esta información, se incluye la fecha en la que se comenzó a utilizar el producto de apoyo y, en caso de que la dificultad desaparezca o consiga superarse, la fecha de la retirada del producto.