•        

El pasado 20 de octubre, algunos de los mayores de la Residencia Albertia Las Palmeras, se reunieron junto a la trabajadora social, para aportar ideas para la elaboración del menú de noviembre.

Basándose en el modelo de atención centrada en la persona, en la residencia de mayores Albertia Las Palmeras se quiere tener en cuenta la opinión de los mayores respecto a los menús del centro. Para ello, un grupo de residentes elegidos y nombrados por el resto se han reunido con personal del centro para decidir eliminar y/o incorporar al menú de noviembre la combinación de nuevos platos.

Los cambios vienen fundamentalmente influenciados por la estación del año. El frío hace que les apetezcan más platos de cuchara. Legumbres, cremas y purés son las protagonistas. También los pescados azules en diferentes presentaciones se incorporarán al menú. Además, los mayores han solicitado postres caseros como arroz con leche, natillas o flan de huevo de manera regular.

Así, con estas reuniones periódicas, hacemos que nuestros residentes se sientan participes de las decisiones del centro y tendremos en cuenta sus gustos a la hora de elaborar nuestros menús.

Mitos sobre alimentación y vejez

residencias mayores guadalajara

Siempre se ha creído que al llegar a una edad avanzada es demasiado tarde para adoptar un estilo de vida saludable. Pero hoy sabemos que, con una alimentación sana y con actividad física, se enlentece el declive físico y funcional. En definitiva, la alimentación saludable ayuda a mejorar la calidad de vida de los mayores.

En general, en Europa, las personas mayores son un grupo de población vulnerable para las enfermedades crónicas, relacionadas con la alimentación, aun cuando en el mercado haya disponibles alimentos de calidad nutricional. Esto ocurre independientemente de si el mayor está institucionalizado o vive en su hogar. Las desigualdades sociales y económicas aumentan el riesgo de desnutrición crónica.

El sobrepeso y la obesidad se dan por el consumo excesivo de grasas saturadas, de azucares simples, el exceso de sal y el consumo reducido de vegetales frescos y frutas. Estos se han convertido en los principales riesgos para muchas enfermedades crónicas relacionadas con la alimentación. No olvidando los casos de desnutrición por la falta de supervisión y ayuda a personas con dependencia que no pueden elaborar los platos adecuados. No es el caso una vez institucionalizados ya que en los centros se tienen en cuenta las prescripciones médicas, adaptando la dieta a cada persona

Hasta los 80 años, un gran número de las personas mayores suelen ser independientes, activas y disfrutan de la vida. Pero a partir de esa edad, sus limitaciones empiezan a ser cada vez más evidentes, las enfermedades más frecuentes y el grado de dependencia mucho mayor. Las personas mayores no son un grupo homogéneo y esta diversidad se hace más grande conforme nos encontramos con personas de más avanzada edad, por lo que resulta difícil hacer recomendaciones concretas en pautas de alimentación basándose solo en la edad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies