•        

JUEGOS Y PASATIEMPOS PARA ADULTOS MAYORES

Al llegar a cierta edad aburrirse puede ser lo más común del mundo, sin embargo existen muchas formas de estar entretenido durante todo el día. Por ejemplo, pueden ser muy divertidos algunos juegos para ancianos que, además, mejorarán sus capacidades.

Otra forma de entretenimiento para personas mayores es el ejercicio físico, como pasear, que además te aporta grandes beneficios tanto físicos como emocionales.

Pero, ¿qué hacer una vez en casa? La respuesta a esa pregunta es muy sencilla: juegos y pasatiempos para personas mayores.

En este blog encontrarás los mejores juegos y pasatiempos, los beneficios que te aportan y mucha información adicional que te será de gran interés.

 

Beneficios de los juegos y pasatiempos para personas mayores

Ahora bien, ¿cuáles son los principales beneficios de juegos para las personas mayores? La respuesta a esa pregunta se debe plantear de tal forma en la que todo quede bien explicado.

Los juegos de mesa estimulan el cerebro de las personas mayores de diferentes formas, como trayendo recuerdos de su infancia y recordando tiempos pasados. Por otro lado, los juegos de mesa para adultos mayores son un gran modo de crear vínculos sociales y pasar un rato agradable con gente con intereses similares. A continuación comentamos más al detalle los beneficios que tienen este tipo de pasatiempos.

Estimulación del desarrollo cognitivo

Como comenta el artículo de GeriatricArea sobre Beneficios de las prácticas de ocio en el adulto mayor, entre las distintas opciones que podamos tener para practicar el ocio, una que nos ofrece un gran abanico de ventajas, es sin duda alguna los juegos de mesa. Por sus cualidades y manejabilidad, se convierten en un instrumento idóneo para los adultos. Esto es así porque no sólo son un material con el que encontrar diversión sino que son, como ningún otro, un material para estimular el desarrollo cognitivo.

Al jugar, el adulto se ve obligado a manejar mentalmente distintos tipos de información: resolver problemas, comprender cambios que surgen durante el desarrollo del juego adaptándose a los mismos (flexibilidad de pensamiento), a tomar decisiones, hacer análisis, mantener la concentración, aplicar estrategias, lo cual conlleva imaginar distintas posibilidades de acción por parte de sus compañeros o compañeras de juego, coordinar su pensamiento con la ejecución. Y según el juego, también a interpretar las expresiones faciales de sus compañeros… a contar, calcular, recordar, memorizar reglas, etc.

Creación de vínculos sociales

Según la RAE, un vínculo es una unión o relación no material, especialmente la que se establece entre dos personas. Esto aplicado al cuidado de personas mayores cobra aún más importancia debido a que a cierta edad se tiende a buscar la comodidad de lo conocido para el día a día. Sin embargo, los juegos de mesa y pasatiempos son la herramienta perfecta para conocer a nuevas personas que, quizá, sin ellas, no se llegarían a conocer.

Es por ello por lo que, animándose a jugar a nuevos juegos de mesa, se pueden encontrar beneficios sociales de tal forma que se creen ambientes de charla y entendimiento entre personas de avanzada edad.

A su vez, jugar este tipo de pasatiempos tiene una función lúdica y es que se cambia el estrés del día a día por la motivación del siguiente reto, y mientras se está concentrado en ello, la mente está despejada del resto de preocupaciones diarias.

Bienestar emocional

El otro gran beneficio de los pasatiempos para personas mayores es el bienestar emocional y la función cognitiva. El bienestar emocional se acentúa al tener el sentimiento de realización, y eso se consigue al terminar un puzle, un sudoku, ganar a la oca o jugar al mus con amigos. Ese bienestar de acabar una actividad en personas mayores es difícilmente comparable a cualquier otra sensación.

Por otro lado, tiene una función cognitiva. Aprender nuevas palabras, terminar puzles, conseguir hacer bingo o cualquier otro logro mejora la agilidad mental y despierta la curiosidad de los mayores.

Mejores juegos para personas mayores

En Albertia estamos muy concienciados con la felicidad y bienestar de los mayores, y por ello ponemos en práctica numerosas actividades lúdicas en nuestras residencias para mayores y en nuestros centros de día. Además, encontrarás una gran variedad de juegos y pasatiempos para personas mayores en nuestras revistas individualizadas de cada centro.

A continuación presentamos algunos de los muchos juegos que se pueden practicar al llegar a cierta edad.

Oca

El juego que toda persona ha jugado en su infancia y le ha enseñado a respetar las reglas, a tener paciencia y concentrarse. Aplicado a adultos mayores viene a ser lo mismo, pues a veces al llegar a cierta edad se pierde la paciencia con mayor facilidad que antes.

Para jugar simplemente es necesario contar con el tablero de juego, fichas para cada jugador y un dado. Además de ganas de pasarlo bien con amigos o familiares.

Parchís

El parchís. El juego por antonomasia en gran parte de España. Es difícil pensar en alguien que no haya jugado al parchís, que no se haya enfadado porque se han comido sus fichas o alguien que se ha emocionado por parar el paso a los demás jugadores.

Además de que todo ello crea un ambiente divertido, favorece al conteo, a la suma, a aprender a ganar y a aprender a perder… En definitiva, este juego es ideal para toda persona que busque pasar un rato divertido y algo competitivo.

Para poder jugar se necesitan las mismas tres cosas que en la Oca: el tablero, las fichas, dados y ¡jugadores!

Mus

El mus es un juego de naipes famoso en toda España y jugado de formas diferentes. Se puede jugar con cuatro o con ocho reyes, haciendo los treses la función de reyes en el segundo caso. Jugar al mus ayuda a la concentración, el conteo y a estar atento a las señas del rival. Además de que crea un ambiente tan divertido como competitivo.

Para jugarlo solo hace falta una baraja de naipes españoles, pitas y tres amigos. Las pitas se pueden hacer con cualquier cosa que sirva para llevar la cuenta. Desde garbanzos hasta bolitas de papel de aluminio.

Ajedrez

Históricamente un juego digno para los más hábiles, el cual compagina la destreza, la estrategia y en muchas ocasiones la paciencia. Si nos enfocamos en personas mayores ayuda mucho a su espíritu competitivo, y de igual forma, se mejora el aprendizaje y afloran los recuerdos.

Para jugar a este juego de dos, se necesita el característico tablero blanco y negro, y las piezas en estos dos colores. Las piezas se componen por el peón, el caballo, el alfil, la torre, la reina y el rey.

Sudoku

El sudoku es un juego matemático que se inventó en la década de 1970 y tiene múltiples beneficios para todo el mundo. Desde jóvenes hasta adultos mayores juegan a este pasatiempo alrededor de todo el mundo y es debido a su función tanto lúdica como didáctica. Ayuda a la concentración y al conteo, teniendo que estar seguro de no equivocarse entre filas y columnas. Es un juego muy completo que ayuda a niños y mayores a aprender o recordar los principios básicos de las matemáticas. El sudoku es una buena opción para los adultos mayores, debido a que no es necesario apenas material, más que un sudoku y un lápiz.

Bingo

Al oír la palabra bingo, mucha gente piensa directamente en adultos mayores, y no es por otro motivo más que porque encanta a toda persona mayor. Ayuda a la concentración y no tiene apenas factor competitivo, lo que puede hacer que algunas personas se sienten más cómodas a la hora de jugar.

Para jugar se necesita un bombo con números, las plantillas para apuntar los números que salen y ganas de gritar ¡Bingo!

Cómo hacer un bingo casero

Hacer un bingo casero es mucho más fácil de lo que se puede pensar. Basta con una caja de cartón para reemplazar el bombo, un folio cortado con números para reemplazar las bolas y unos cartones para crear las plantillas de los jugadores.

Las plantillas se deberán crear teniendo en cuenta las otras, pues no se podrán poner los mismos números en todas ellas. Los números del 0 al 100 suelen ser los más comunes con los que jugar, poniendo en cada plantilla diferentes números. Al menos en su mayoría. Se deberá combinar entre números pares e impares.

Un truco importante para hacer este trabajo una sola vez es meter las cartulinas de plantilla en un guarda folios transparente y marcar los números con rotulador borrable.