•        

En la residencia Albertia Babilafuente (Salamanca) se desarrollan habitualmente talleres donde se emplea la técnica de Estimulación Sensorial o Multisensorial.

La estimulación sensorial consiste en la presentación controlada de estímulos, a través de los diferentes canales sensoriales, con una función terapéutica. Estimulando los diferentes sentidos se pueden conseguir múltiples respuestas por parte de la persona mayor y también la interacción de ésta con el medio.

Es una terapia basada en ejercicios que inducen al adulto mayor a trabajar los sentidos (visual, auditivo, olfativo, táctil, gustativo, vestibular y propioceptivo). Sirve para que disminuyan síntomas como agitación y ansiedad entre otros, frecuentes en personas diagnosticadas de demencias y otros deterioros cognitivos que presentan alteraciones conductuales. De este modo se logra un canal de comunicación alternativo y accesible con aquellas personas que presentan una afectación cognitiva más grave. A medida que avanza la edad y la demencia, se van perdiendo o debilitando las capacidades sensoriales.

La estimulación sensorial es beneficiosa para desarrollar los sentidos y la percepción, mantener alerta a la persona y conectada con el medio que le rodea y también modular el estado de ánimo; realizando actividades en las cuales se integran elementos visuales, auditivos, olfativos y táctiles, vestibulares y propioceptivos.

Algunas de las actividades que se realizan en estos talleres son:

Reconocimiento de texturas: se presenta al residente varios objetos (algodón, lija, globo con arena o arroz, una goma, madera, una pluma, plastilina, etc.). Tiene que reconocer las diferentes texturas (suave, rugoso, blando, áspero, duro, gelatinoso, etc.) a través del sentido del tacto. Otro ejercicio que se realiza es abrazar un cojín o una manta durante varios minutos mientras se cierran los ojos y experimentar las diferentes sensaciones.

Olores, sonidos y música: Se presenta al residente diferentes plantas o especias y debe intentar reconocer los olores. En el caso de los sonidos, el residente escucha diferentes sonidos para intentar reconocerlos.

Estimulación del gusto: se estimula con varios sabores de zumos diferentes donde debe de intentar discernirlos.

Estimulación global: se presentan objetos, suelen ser frutas, donde el residente debe de indicar la textura, aspecto físico, color, olor, sabor, sonido, etc a través de sus sentidos mientras escuchan música.

Musicoterapia de reminiscencia.

En el centro se trabajan diferentes patologías con la terapia de Estimulación Sensorial como puede ser la enfermedad de Alzheimer y otras demencias, accidentes cerebrovasculares como ictus, fracturas, depresión y otros trastornos del estado de ánimo.

La estimulación sensorial es de vital importancia ya que a través de las sensaciones entramos en contacto con el mundo que nos rodea. Dicha estimulación provoca un estado de receptividad sensitiva que repercute en una mayor atención, la que a su vez es como la mecha que enciende el estado de conciencia.

Lo que queremos conseguir a través de la Estimulación Sensorial es aumentar la cantidad y calidad de las respuestas de los adultos mayores  mediante la estimulación de los sentidos (vista, oído, olfato, gusto y tacto).

Los mayores de la residencia de Salamanca muestran agrado por este tipo de talleres resultando muy beneficiosos para mejorar la calidad de vida.

estimulacion sensorial residencia mayores salamanca estimulacion sensorial residencia mayores salamanca estimulacion sensorial residencia mayores salamanca

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies