•        

La relación de los estados de ánimo con el cambio climático en las personas mayores

Desde el Departamento de Psicología de la Residencia Elías Martínez Santiago se observa la relación entre ansiedad, depresión y otros problemas mentales con el clima es cada vez más evidente. Los eventos climáticos tienen un impacto tanto directo como indirecto en las personas. Se empieza a considerar el entorno un factor influyente de la salud mental en particular. El modelo biopsicosocial que antes incluía las aspectos biológicos, psicológicos y sociales ha incorporado recientemente aspectos ambientales.

En relación con los trastornos afectivos aparecen síntomas depresivos en una determinada estación del año principalmente en invierno. En personas que padecen trastorno bipolar presentan episodios depresivos en otoño-invierno, y episodios de manía e hipomanía en primavera-verano.

En personas mayores las altas temperaturas pueden ponerles ansiosos, irritables e incluso deprimidos. A su vez el clima tiene una relación con la memoria, el estado de ánimo y la función cognitiva. También exacerba enfermedades mentales como la esquizofrenia

A temperaturas altas, también se ve afectado el descanso, los mayores se duermen más tarde, se despiertan antes y la calidad del sueño es peor.

En primavera ocurren cambios bruscos de temperatura, los que puede empeorar la salud mental, produciendo una angustia climática, donde se experimentan una multitud de sentimientos como ansiedad, tristeza, terror, etc. Aquellos que ya padecen ansiedad o depresión pueden tener aún más dificultades para afrontar situaciones con cambios climáticos. En cambio, los que cuentan con una actitud resiliente y redes de apoyo, son capaces de enfrentar los cambios de estado de ánimo de manera saludable.

La serotonina es un neurotransmisor relacionado con el estado de ánimo y la felicidad, en épocas como la primavera que aumenta la temperatura sin llegar a ser extrema, donde dejamos atrás el frio de invierno, y las horas de luz solar se alargan las personas experimentan mayores grados de felicidad al aumentar esta sustancia.

Es fundamental implementar estrategias de mitigación al cambio climático que protejan la salud mental de las personas mayores, al tiempo que se fomenta el apoyo emocional y comunitario para fortalecer su adaptación a los desafíos ambientales.