•        

En la Residencia y Centro de Día de San Sebastián de los Reyes, existen numerosos programas de intervención, entre los que incluimos la Adaptación del Entorno.

Como ya sabemos el entorno y los contextos son piezas clave para el trabajo del terapeuta Ocupacional.  Cualquier ocupación se desarrolla dentro de un entorno y es por ello que en el caso de las residencias y en concreto las habitaciones de cada usuario deben ser evaluadas de forma que se priorice la individualidad de cada persona y el entorno se adapte a sus necesidades.

En un centro residencial cada habitación se convierte en uno de los aspectos más íntimos de las personas que aquí viven, de ahí que debamos cuidar con máximo detalle el entorno de la habitación teniendo en cuenta  las particularidades de cada uno.

El terapeuta debe evaluar sus necesidades cognitivas, funcionales y sensoriales para que este ambiente sea lo más seguro posible.

e analizan aspectos como la distribución de los muebles, la utilidad de éstos en cada caso ( siempre buscando la funcionalidad del entorno), se procuran crear espacios amplios que permitan la libertad de movimientos tanto para los usuarios como para el personal y los productos de apoyo que se deban utilizar.

En cuanto a los aspectos sensoriales, es importante evaluar si la habitación está bien iluminada para minimizar riesgos de caídas, que la temperatura sea la adecuada para garantizar el bienestar y la confortabilidad del mismo, etc.

Respecto a las necesidades cognitivas siempre se puede intervenir en el entorno utilizando estrategias compensatorias para estimular la independencia de la persona que allí vive. Por ejemplo, en el caso de aquellas personas que necesiten recordar los útiles para lavarse los dientes, se les pueden colocar notas en el espejo que enumeren los utensilios necesarios, o en el caso de presentar desorientación temporal, ponerles notas en el armario que recuerden; “elegir prendas de invierno”.

Todas estas adaptaciones son siempre revisadas con el usuario ya que nunca debemos olvidarnos de los intereses particulares de cada persona y sus gustos, cada modificación se realiza en consenso con la persona implicada ( siempre que su situación lo permita ) donde le explicamos las necesidades de los cambios, el objetivo y sobre todo donde ella nos informa sobre cómo desea que sea su habitación para que siga sintiéndola como suya.

Albertia Mirasierra Residencia de Ancianos