•        

En Albertia Servicios Sociosanitarios apostamos por la implantación de Terapias no Farmacológicas (TNF) en las residencias, como herramienta fundamental en la atención a nuestros mayores. Así, en varios de nuestros centros se desarrollan Actividades Asistidas con Animales y  Terapia Asistida con Animales.

La demencia es una enfermedad que afecta mayormente a las personas mayores. Se produce una afectación del estado físico, cognitivo, del comportamiento y emocional. Se desarrollan déficit cognitivos con pérdida de memoria, afasia, agnosia, apraxia y alteraciones en la funcionalidad. La más frecuente de las demencias, constituyendo aproximadamente el 50% de las mismas, es la enfermedad del Alzheimer. Los pacientes van perdiendo funciones cognitivas, pudiendo aparecer síntomas psicológicos y conductuales asociados a la demencia.

Se entiende por Terapias No Farmacológicas (TNF) “Cualquier intervención no química, teóricamente sustentada, focalizada y replicable, realizada sobre el paciente o el cuidador y potencialmente capaz de obtener un beneficio relevante”. (Olazarán y col., 2010). Su uso en demencias se extiende ante la ausencia de tratamientos farmacológicos eficaces. Este tipo de intervenciones buscan aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas afectadas y de sus familias.

LA INTERVENCIÓN ASISTIDA CON ANIMALES COMO TNF

Dentro de este tipo de terapias se encuentra la Intervención Asistida con Animales, definida como: «Intervención destinada a la promoción de una mejora psicológica, social, emocional y/o cognitiva de las personas destinatarias a través de un equipo especializado y entrenado de intervención (Equipo: humano-animal). La Intervención Asistida con Animales está dirigida y desarrollada por un profesional de la salud o de la educación especializada y con experiencia dentro del alcance de su profesión. Existen objetivos específicos para cada participante y el proceso es documentado y evaluado» (Animal Assisted Intervention International, AAII, 2013). Actualmente, se pueden diferenciar dos tipos de Intervención Asistida con Animales:

– Actividades Asistidas con Animales (AAA).  Se basan en la realización de actividades de beneficio motivacional, educacional o recreativo. Su objetivo es mejorar la calidad de vida de los destinatarios. No se evalúa ni mide el progreso del paciente y se pueden llevar a cabo por cualquier voluntario que se preste a llevar un animal.

– Terapia Asistida con Animales (TAA). Intervención con animales con una meta terapéutica específica. Se selecciona un animal concreto para llevar a cabo el programa. El objetivo es la mejora del paciente o destinatario en los campos para los que el programa se ha diseñado, ya sean físicos, sociales, emocionales o cognitivos. Todo el proceso debe estar evaluado y documentado.

El beneficio principal es la mejora de la calidad de vida de los beneficiarios. Las sesiones van encaminadas a mejorar las áreas de actividad, comunicación verbal, conversaciones sobre animales, socialización con trabajadores del centro y demás residentes, entre otras. Los objetivos planteados para cada residente que se beneficia de la Terapia Asistida con Animales deben ser determinados por el profesional de la salud (psicólogo, terapeuta ocupacional, fisioterapeuta).

 ACTIVIDADES Y TERAPIA ASISTIDA CON ANIMALES EN LAS RESIDENCIAS DEL GRUPO ALBERTIA

Dentro del programa de Actividades Asistidas con Animales, celebramos en las residencias la festividad de “San Antón”, patrón de las mascotas. En esta celebración, familiares, trabajadores y amigos acuden al Centro junto a sus mascotas, para presentarlas a todos los residentes. Se crea un vínculo muy especial, pues hasta varios meses después, los residentes siguen preguntando al personal por las mascotas que les acompañaron ese día. También en verano solemos realizar un encuentro similar en la zona ajardinada, para disfrute de los residentes.

Por otro lado, se desarrollan las Terapias Asistidas con Animales. En nuestro caso, la terapia se asiste con Perros entrenados para ello. Una de las asociaciones que trabajan en nuestros centros con sus perros son las terapeutas de Lincoln Consulting S.L. La intervención se encamina a mantener la calidad de vida y conservar capacidades funcionales y cognitivas del paciente. Se trabaja desde un marco interdisciplinar, siguiendo el modelo de Atención centrada en la Persona. De este modo, se  aúnan conocimientos y técnicas para la consecución de los objetivos terapéuticos. Se trabaja a través de actividades como acariciar al perro, darle de beber, pasearle, cepillarle, tirar la pelota, etc. Una misma actividad nos lleva a conseguir diferentes objetivos dependiendo del residente que la realiza.

El perro es una ayuda técnica viva, motivador principal de las sesiones

Al emplear perros para llevar a cabo la terapia asistida con animales, podemos apreciar numerosos beneficios psicológicos. Los perros aceptan a las personas incondicionalmente. No importa el aspecto físico, la raza o la historia propia. La aceptación por parte de los perros supone para nuestros residentes una validación personal. Los residentes cambian al salir de la terapia. Salen más contentos, más alerta a los estímulos, con menos quejas subjetivas de dolor. Los perros de terapia satisfacen la necesidad universal de los seres humanos para el contacto  físico. Residentes que rehúyen del contacto físico con seres humanos, no ponen impedimento para acariciar a los perros. Se crea una relación de complicidad y confianza con el perro, que ayuda a abrir una vía de comunicación emocional.

Estas terapias se han convertido en una herramienta indispensable para conectar con nuestros residentes. Los resultados de las intervenciones están siendo muy satisfactorios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies