•        

Esta Navidad, las familias de los residentes de Albertia Moratalaz han recibido un detalle muy especial.

Llegó la Navidad y este año el programa cultural de Albertia Moratalaz se ha tenido que modificar completamente. Atrás quedan los conciertos multitudinarios y las visitas a los colegios de la zona a cantar villancicos. Este 2020, toca celebrar “hacia dentro”. Karaokes navideños en los salones de planta, decoración y talleres de manualidades han sido las actividades por excelencia.

Pero si hay alguien de “dentro” que no puede estar tanto como desearía, son las familias. Esas familias que han cuidado de los residentes en la distancia como mejor muestra de amor. Esas familias que han apoyado a los profesionales del centro desde el primer minuto de esta situación. No han faltado palabras de aliento, agradecimientos en forma de dulces y besos a distancia. Han sido y siguen siendo tiempos difíciles, en los que permancer unidos es fundamental.

Y como agradecimiento a todas estas familias, desde el departamento de Terapia se ideó un obsequio navideño. Se trata de unas bolas de Navidad personalizadas, con la fotografía de su familiar y un mensaje de apoyo y gratitud. El reparto se ha realizado en esta semana del 21 de diciembre, aprovechando el momento de las visitas concertadas. Se han vivido momentos muy emotivos en las entregas. Asombro, risas bajo la mascarilla, alguna que otra lágrima y bonitas palabras, tan importantes en la actualidad.

Varias son las familias que expresaban que era el mejor regalo de Navidad que podían recibir. Ojalá el regalo para el próximo año sea una vuelta a la rutina y la normalidad.