•        

Programa de atención familiar en Albertia Mirasierra

Las residencias del Grupo Albertia están certificadas en el modelo de Atención Centrada en la Persona, es decir, en el residente. Asimismo, se intenta también en cuidar a familiares y/o cuidadores cercanos que, en su momento, se ocupaban de la persona mayor antes de su ingreso. Por esta razón, desde el departamento de psicología de Albertia Mirasierra se realiza el programa de atención familiar.

Programa de Atención Familiar

El Programa de Atención Familiar consta de varias actuaciones realizadas que van, desde intervenciones individualizadas con los familiares, hasta la intervención grupal con ellos, lo que permite crear grupos de autoayuda, pasando a ser coterapeutas durante las sesiones, en estos últimos.

Cada una de las acciones consisten en:

Para que las familias comprendan mejor el proceso de tener que institucionalizar a sus mayores, la enfermedad y la evolución de su deterioro -ya sea por la edad o debido a sus patologías y obtengan todo el apoyo emocional e información para enfrentarse a él y saber cómo tratar a su familiar en las nueva situación en la que se encuentra ahora- el psicólogo intervendrá directamente con las familias, de manera individual, según las necesidades de las mismas intentando:

-Disminuir su la carga emocional, así como proporcionar apoyo psicológico y emocional para aceptar la evolución del deterioro del residente.

Favorecer el proceso de adaptación al centro de familiares para con los residentes.

-Proporcionar a las familias pautas para favorecer el manejo ante situaciones conflictivas o alteraciones conductuales del usuario.

Proporcionarles pautas de actuación necesarias para desempeñar de manera adecuada su rol de cuidador, entre otras.

Para ello, dentro de esta intervención individualizada se realizarán sesiones de relajación, de apoyo psicológico, de entrenamiento en el manejo de la ansiedad o terapia cognitivo – conductual, entre otras.

Por otro lado, dentro de la intervención grupal, se pretende disminuir la carga emocional de los cuidadores y/o familiares, favoreciendo la relación de los usuarios con su familia y de ambos con el centro así como la expresión de sentimientos del familiar,  y proporcionar apoyo psicológico y emocional a las familias para que acepten el ingreso de la persona mayor en el centro, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los familiares y cuidadores de mayores con deterioro cognitivo y/o funcional.

Una de las decisiones más difíciles que deben tomar los cuidadores y/o familiares de los residentes es la de decidir que ha llegado el momento de buscar apoyo en un recurso asistencial. De esta decisión, sobreviene un sentimiento de culpa, al pensar que se va a abandonar al ser querido, que queremos desprendernos de él lo que deriva en estados de ansiedad y/o depresión. Todos estos sentimientos pueden ser tratados de manera grupal, pretendiendo con esta intervención establecer una red social en la que se sientan apoyados por otros familiares al comprender el pesar pudiendo superar estos estados.

En definitiva, lo que se pretende con este programa es mantener un contacto estrecho y lo más individualizado posible con la familia de cada residente para que se sientan libres y cómodos de participar activamente en el funcionamiento diario del centro y afiancen su confianza en la atención, que diariamente,  recibe el residente.