•        

Jornadas Sanitarias en Albertia Moratalaz sobre la Prevención de Úlceras por Presión y lesiones cronificadas en las personas mayores

El pasado 12 de mayo se celebraron en Albertia Moratalaz las jornadas sanitarias para sensibilizar al personal de atención directa sobre la prevención de las ulceras por presión (UPP), las lesiones cronificadas y la necesidad de realizar un abordaje multidisciplinar en su tratamiento. Estas jornadas fueron organizadas por la residencia Albertia Moratalaz y contaron con la colaboración de Cantabria Labs Nutrición Médica y el Hospital General Universitario Gregorio Marañón y se realizaron con el fin de dotar a los asistentes de información y medidas asistenciales para la prevención de las úlceras por presión.

Amaia Itoiz, directora de residencia Las Huertas; Sergio Lacalle, fisioterapeuta de Albertia Moratalaz; Gema Asenjo, responsable asistencial de Albertia Moratalaz; Jaime Villa, director de residencia Albertia Moratalaz; Dr. Luis Perea; director técnico asistencial del Grupo Albertia; Genaro Piñas, responsable comercial del Grupo Albertia

Se ha comprobado que, gracias a la aplicación de las medidas de prevención y el trabajo multidisciplinar, se ha conseguido disminuir considerablemente la prevalencia de las UPP

Actualmente el abordaje y tratamiento de las úlceras por presión y las lesiones cronificadas se ha convertido en un problema de salud que afecta de forma directa a la calidad de vida de las personas que las sufren y que supone un aumento de la carga de trabajo de los profesionales sanitarios

La jornada inició con la ponencia de la responsable asistencial de Albertia Moratalaz, Gema Asenjo, quien explicó los factores de riesgo que afectan al desarrollo de las UPP. Estos factores se dividen en generales y específicos.  Entre los factores generales se encuentran la edad, estado nutricional, las enfermedades padecidas, fragilidad, alteraciones en la eliminación y la falta de criterios unificados en la planificación de curas. Los factores específicos son la humedad cutánea, la inmovilidad, sondajes terapéuticos e intervenciones quirúrgicas.

Además de la importancia de realizar valoraciones periódicas de los residentes y usuarios, dichas valoraciones son realizadas a través de la escala Norton y han de cumplimentarse tanto al ingreso, como al semestre y si se evidencian cambios significativos en el estado basal.

Gema Asenjo, responsable asistencial de Albertia Moratalaz, durante la ponencia de los factores de riesgo que afectan al desarrollo de las UPP

Por último, Asenjo enfatizó la importancia de las medidas preventivas, tanto las asociadas a la carga tisular (movilización, cambios posturales, entre otros) como el cuidado de la piel y el control de los factores coadyuvantes.

Detección del riesgo a través de medidas de inspección diaria del estado de la piel

Otra de las ponentes que participó fue la supervisora de auxiliares del centro, Victoria Iglesias, quien resaltó la labor del departamento en la detección del riesgo a través de medidas de inspección diaria del estado de la piel y la vigilancia extrema de las zonas de alto riesgo.

Asimismo, dotó a los asistentes de las medidas para manejar y reducir la presión con la exposición del tipo y frecuencia con el que deben realizarse los cambios posturales, así como los aspectos que aumentan el riesgo en la mala praxis de los mismos.

También abogó por el fomento de la movilización tanto pasiva como activa y el empleo de ayudas técnicas o productos de apoyo para mejorar y favorecer la movilidad, así como el asesoramiento sobre el tipo y características que deben cumplir los dispositivos para aliviar la presión.

El fisioterapeuta del centro expuso la importancia de realizar actividad física de forma regular como medida alternativa en el proceso de prevención de las UPP

Posteriormente, el fisioterapeuta del centro, Sergio Lacalle,  expuso la importancia de realizar actividad física de forma regular como medida alternativa en el proceso de prevención de las UPP y la necesidad de embarcarse en un proceso de envejecimiento activo para la mejora de la calidad de vida a medida que las personas envejecen. Además, realizó una serie de recomendaciones sobre el tipo de ejercicio que se debe realizar y la frecuencia con la que debe hacerse según recomendaciones de la OMS.

Igualmente, señaló que la fisioterapia aumenta el balance articular y muscular reduciendo el riesgo del daño tisular y detalló las técnicas usadas en la prevención de las UPP las cuales son: la cinesiterapia, electroestimulación, magnetoterapia y el uso de ultrasonido terapéutico.

Colaboración del Hospital General Universitario Gregorio Marañón y Cantabria Labs Nutrición Médica

Las jornadas contaron con la participación de la nutricionista del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Cristina Ortega, quien informó sobe las recomendaciones nutricionales en el tratamiento y prevención de las UPP y la importancia de realizar un examen nutricional válido que determine el riego nutricional de desarrollar y/o agravar las UPP.

Además, indicó cómo deben de ser las ingestas de energía, proteínas, la hidratación, vitaminas y minerales en función de las patologías y los objetivos de tratamiento.

Estudio POL de prevención de Úlceras por Presión

Por último, destacar la participación de la directora de Albertia Barbastro, Amaia Itoiz, quien explicó que en algunos de los centros del grupo se está desarrollando un proyecto de investigación sobre el uso de la crema POL Care como método de prevención en la detección y tratamiento  precoz  de las UPP, ya que se trata de una crema regeneradora, emoliente y protectora en las pieles frágiles y con tendencia a sufrir lesiones.