•        

En la residencia Albertia Babilafuente se imparten tallerdes de reminiscencia en los que se trabaja la narración de las Historias de Vida de los residentes.

La Reminiscencia tiene un gran valor en la vida de las personas mayores porque contribuye positivamente en su calidad de vida, principalmente, a través de la mejora de las capacidades cognitivas y el estado anímico. Entendemos que las actividades de Reminiscencia son una técnica no farmacológica potencialmente capaz de obtener beneficios relevantes.

Todos tenemos una memoria llena de imágenes y recuerdos, de sucesos, de vivencias de nuestra infancia y de nuestra adolescencia y edad adulta. Toda esta memoria llena de recuerdos va acompañada de diversas emociones que hemos vivido en esos momentos, conformándose así “la Historia de Nuestra Vida”.

En estos talleres, los residentes narran historias, acontecimientos importantes, vivencias o experiencias de su propia vida. Pueden expresarse tanto de forma oral o de forma escrita en función de lo que les sea más fácil, ya que hay residentes que son más reservados. Son motivados y se les anima a recordar acontecimientos importantes de su vida como por ejemplo:

  • La casa donde vivió durante la infancia
  • El día de su boda
  • El nacimiento de sus hijos
  • La etapa laboral o el servicio militar (la “mili”)
  • Las navidades o vacaciones en familia
  • Las fiestas o verbenas del pueblo

Mientras un residente narra su vida con ilusión, el resto de residentes escuchan con expectación e incluso se animan a hacer comentarios y debates compartiendo recuerdos similares. Otra actividad de recuerdo puede ser la narración de acontecimientos históricos como por ejemplo: la guerra civil y la postguerra, la llegada de la democracia, la monarquía española etc.

Se puede ayudar a evocar los recuerdos de los residentes de una forma muy natural a través de objetos personales, fotografías, canciones, películas, revistas y objetos de su época.

Una fotografía, un dibujo, incluso una textura o un aroma pueden convertirse en agentes que facilitan una conversación en la que se da rienda suelta a los recuerdos.

La importancia de la Reminiscencia en la labor de cuidado conlleva múltiples beneficios como pueden ser la sensación de bienestar emocional y personal, desarrollo o crecimiento personal, ejercicio de las capacidades cognitivas, aumento de la autoestima y optimismo, integración social, autoevaluación de la trayectoria de la vida y aumento de la calidad de vida entre otros.

En definitiva, el objetivo principal de estos talleres es que los residentes rememoren su experiencia vital. Que mantengan vivos y frescos cuantos más episodios y detalles personales. Se trata de que el residente piense y comparta esos recuerdos personales para que no los pierda; y con ellos, su identidad.

Lo más importante es que los usuarios muestran un disfrute y agrado personal por este tipo de terapias, siendo muy demandadas.