•        

En Albertia Valdespartera, llevamos a cabo diariamente las tareas de cuidado de nuestro jardín como parte del tratamiento no farmacológico ofrecido a nuestros usuarios.

Entendemos como jardines terapéuticos, aquellos jardines cuya finalidad principal es mejorar la salud física o psíquica de personas con problemas de salud, o en nuestro caso, de las personas institucionalizadas en las residencias.

Teniendo siempre en cuenta las necesidades, los gustos y preferencias de nuestros usuarios, así como sus historias de vida, vimos la necesidad de crear un jardín terapéutico dentro del centro. En numerosas ocasiones, lo residentes han dedicado gran parte de su vida al cuidado del campo, muchos de ellos, provienen de ambientes rurales donde el campo y la ganadería eran su forma de vida, y el cuidado de sus jardines su forma de distracción, por lo que todos ellos son expertos en la materia y era muy importante poder aprovechar esos conocimientos.

Por todo ello, desde la apertura del centro el pasado mes de mayo, se llevó a cabo la creación de nuestro propio jardín, la primera plantas han sido plantar aromáticas y aloe vera y gracias al cuidado y dedicación de nuestros residentes, ya estamos viendo los primeros brotes de todas ellas.

Si hablamos de los beneficios del jardín terapéutico la lista es larga sin duda, entre otros muchos podemos destacar, aumento de sentimiento de utilidad, aumento de sentimiento de pertenencia al grupo, fomento del trabajo en equipo, mejora de la movilidad y motricidad, disminución de estados depresivos y ansiosos, facilita una vida activa y ayuda al mantenimiento de funciones cognitivas.

Desde la creación del jardín, no hacemos otra que pensar en qué es lo que plantaremos para ampliar nuestro pequeño jardín… ¿qué será?, habrá que esperar un poco más para descubrirlo.