•        

La Terapia Ocupacional ofrece a las personas mayores interesantes posibilidades promoviendo la independencia, el fomento del envejecimiento activo y la calidad de vida.

La Organización Mundial de La Salud define la Terapia Ocupacional como «el conjunto de técnicas, métodos y actuaciones que, a través de actividades aplicadas con fines terapéuticos, previene y mantiene la salud, favorece la restauración de la función, suple los déficits invalidantes y valora los supuestos comportamentales y su significación profunda para conseguir las mayores independencia y reinserción posibles del individuo en todos sus aspectos: laboral, mental, físico y social».

Tras esta definición teórica se esconde el día a día del terapeuta ocupacional en las residencias para mayores. Es el profesional encargado de ofrecer interesantes posibilidades a la hora de fomentar el envejecimiento activo y promover la independencia o autonomía de las personas en el desempeño de las tareas diarias para alcanzar una mayor calidad de vida.

En la residencia para mayores Albertia Lugo, el departamento de Terapia Ocupacional diseña actividades significativas con el objetivo de prevenir, mantener, rehabilitar, estimular, compensar o adaptar las capacidades de los residentes y del entorno. En su programación se tienen en cuenta:

– Actividades básicas dedicadas al autocuidado: comer, aseo, vestido…

– Actividades vinculadas al trabajo cognitivo: atención, percepción, memoria…

– Y actividades vinculadas a las habilidades comunicativas y de relación social: salidas a la comunidad, talleres grupales, ocupación del tiempo libre…

Todas ellas parten de la premisa de mejorar la autonomía, reforzar la autoestima y aumentar la calidad de vida de las personas mayores.

La residencia para mayores Albertia Lugo cuenta con un formado departamento de Terapia Ocupacional.

La Terapeuta ocupacional selecciona aquellas actividades y tareas que por su valor físico, mental y social son las más adecuadas para cada usuario. Éstas, a su vez, conducen a la persona a mejorar su motivación, autonomía e independencia.

Con su trabajo diario, el residente consigue evitar el aislamiento, adquirir nuevas habilidades, potenciar las relaciones interpersonales y fomentar la autoestima y potenciar la creatividad. De igual manera, en el plano físico, entre otras, estimula la motricidad y mantiene la funcionalidad de los distintos tipos de agarre.

residencia albertia lugo residencia mayores lugo residencia mayores lugo residencia albertia lugo

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies