•        

Paneles sensoriales para las personas mayores

En la residencia y centro de día Albertia Lugo un grupo de personas mayores realizaron unos paneles sensoriales: actividad enriquecedora que puede mejorar significativamente la calidad de vida de los residentes. 

¿En qué consisten los paneles sensoriales?

Los paneles sensoriales están diseñados para estimular los sentidos a través de diversos materiales y elementos interactivos, beneficiando a personas mayores que padecen demencia o Alzheimer.

La estimulación sensorial es crucial para mantener la función cognitiva y emocional. Al incorporar texturas variadas como terciopelo, lana, y papel de lija, los paneles permiten a las personas mayores experimentar diferentes sensaciones táctiles, lo que puede ayudar a mejorar la coordinación motora fina y mantener la agudeza sensorial. Los colores brillantes en los paneles pueden estimular la percepción visual y aportar un elemento de diversión y curiosidad.

Beneficios

Además de los beneficios sensoriales, los paneles también pueden tener un impacto positivo en el bienestar emocional. La interacción con elementos familiares y agradables puede evocar recuerdos positivos, reduciendo el estrés y la ansiedad. Aromas como la lavanda y el romero, integrados en bolsitas dentro de los paneles, pueden proporcionar una sensación de calma y bienestar.

Los paneles sensoriales también fomentan la interacción social. Los cuidadores y familiares pueden usar los paneles como herramientas para iniciar conversaciones y actividades compartidas, fortaleciendo los vínculos y reduciendo el sentimiento de aislamiento que muchas personas mayores experimentan. Esta actividad colaborativa no solo beneficia a las personas mayores, sino que también proporciona a los cuidadores una forma creativa y efectiva de involucrarse.

La personalización de los paneles es clave para maximizar sus beneficios. Adaptar los elementos según los intereses y necesidades específicas de cada individuo asegura que la experiencia sea significativa y placentera. En resumen, los paneles sensoriales no solo son una herramienta de estimulación física y cognitiva, sino también una fuente de alegría y conexión para las personas mayores, mejorando su bienestar general y su calidad de vida.