•        

CARICIAS
Necesitamos ser acariciados. Las caricias físicas y psicológicas estimulan nuestro cerebro y favorecen el crecimiento saludable y equilibrado del ser humano. Nuestra salud mental y física depende, entre otros factores, de la forma en que fuimos acariciados y reconocidos durante la infancia y la adolescencia. A lo largo de la juventud y de la madurez podemos cambiar nuestra manera de tocar y de relacionarnos con el mundo, en general, y, con las personas que amamos, en particular.

El pasado jueves 6 de noviembre, en nuestro grupo de apoyo y ayuda mutua a familiares “Nos vemos los jueves”, desarrollamos una dinámica relacionada con las caricias físicas y psicológicas.

Cada miembro del grupo dijo una caricia física (elogio o cualidad positiva de su aspecto físico) de uno de los miembros del grupo, y una caricia psicológica (elogio o cualidad positiva de su forma de ser) del otro miembro del grupo. Una vez terminada la ronda de caricias, cada uno explicó cómo se sintió.

Objetivos de la dinámica:

– Enseñar a dar y recibir caricias físicas y psicológicas.
– Facilitar el proceso de aprender cómo reacciona cada miembro del grupo ante el bombardeo de sensaciones táctiles, y psicológicas.
– Reforzar un sentimiento positivo de sí mismo que ayude a reforzar la auto-imagen de cada participante.
– Propiciar una ocasión más para mostrar las emociones y sentimientos de manera asertiva en el grupo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies